Imprimir esta página

10 consejos básicos para el novato en Linux

26 Mayo 2018 by 1 comentario Linux para principiantes o novatos 654 Views
Valora este artículo
(0 votos)

Hola de nuevo. Aprovechando parte del tutorial que seguí la primera vez que instalé Lubuntu en mi netbook, he decidido adaptarlo para convertirlo en una guía para que el usuario básico (o avanzado, aunque ya, probablemente, conozca esto) de Linux evite caer en errores que puedan comprometer su instalación y mantenimiento. Empezamos.

1. Añade únicamente los repositorios que realmente necesites

El exceso de repositorios innecesarios puede comprometer aspectos como la estabilidad del sistema, la seguridad, y otros aspectos relacionados con el rendimiento del ordenador. De ahí también añado el segundo consejo:

2. No instales ejecutables de origen desconocido (ya sean .deb, .rpm o de lo que fuere)

Puede parecer perentorio, pero nunca se sabe si el instalador en cuestión puede traerte sorpresas desagradables, como en este caso: https://www.omgubuntu.co.uk/2009/12/malware-found-in-screensaver-for-ubuntu

3. Usa únicamente permisos administrativos cuando sea preciso y necesario

Incluyo en este apartado tanto el ejecutar programas con permisos de administrador desde el menú del explorador de archivos, como el usar los comandos sudo, su o gksudo para cualquier cosa. Es posible "liarla bien parda" si se mete la zarpa en ciertos lugares (luego os mostraré un ejemplo de ello).

4. Nunca uses aplicaciones de desfragmentación de disco duro o aplicaciones de limpieza que se anuncian como tal

Existen aplicaciones de "desfragmentación de disco duro" y de "limpieza del sistema" (BleachBit, por ejemplo). Linux NO necesita de desfragmentación alguna de disco duro. El sistema de archivos EXT4 es lo suficientemente eficiente como para evitar la fragmentación de disco duro. Además, si usas "desfragmentadores de disco duro" en una unidad SSD, te la "cargarás" en menos de lo que canta un gallo, ya que esto aumenta bestialmente el número de escrituras de la unidad en cuestión (que es lo que "mata" a estos componentes). Con las aplicaciones de "limpieza" (BleachBit) puedes cargarte también elementos importantes del sistema, necesarios para el correcto funcionamiento de todo.

5. No mezcles distintos escritorios (por ejemplo, Gnome + KDE)

Esto puede suceder a menudo cuando instalas aplicaciones en un entorno de escritorio Gnome que necesiten dependencias de KDE, por ejemplo. Eso, lo que hará es instalar todo el entorno de escritorio en cuestión. Y sí, en este error he caído en propia persona. Y me he topado con efectos tan bizarros (por ejemplo, ventanas de KDE en aplicaciones de Gnome/GTK) cuya solución completa es la reinstalación del sistema operativo por completo. En esto también dejo caer lo de la instalación de gestores de archivos alternativos. Instalar otro gestor de archivos implica instalar también las dependencias correspondientes al escritorio al cual esté ligado ese gestor en cuestión. La única excepción a esto son los exploradores de archivos independientes, estilo Midnight Commander (http://midnight-commander.org/).

6. Jamás uses scripts de instalación de terceras partes (como, por ejemplo, Ultamatix, Ubuntu Tweak, Ubuntu Sources List Generator, Ubuntuzilla y UKUU).

En resumidas cuentas, lo que hacen estos scripts es instalar software (e incluso kernels) con un nivel de poder dar problemas al sistema de más de 8000 (sí, la máquina sufrirá una descompostura después de usar alguno de estos scripts). Simplemente, ni oler esto, sin más.

7. No toques las opciones de GRUB sin saber lo que estás haciendo, ni con herramientas de terceras partes (Grub Customizer, por ejemplo)

Esto es un ejemplo de toqueteos al sistema que pueden provocar problemas graves. Si tocas algo en /etc/grub.d, corres el riesgo de no poder arrancar más el sistema operativo, y de tener que hacer tejemanejes con el fin de poder recuperar los datos del ordenador afectado. Algún día se hará una guía para manejar GRUB de una forma conveniente (abro una ventana para futuros tutoriales de la comunidad sobre esto ;) ).

8. No uses repositorios de software inestable

En el fondo, este consejo es obvio. El software inestable trae problemas y fallos. Únicamente usa este tipo de software si te atienes a sus consecuencias, y eres capaz de reportar bugs y de ayudar en su desarrollo. Estos repositorios son, por ejemplo, "romeo" en Linux Mint y "Proposed" en Ubuntu.

9. Jamás quites aplicaciones que vengan preinstaladas (se aplica especialmente a Ubuntu/Linux Mint, pero valdría para cualquier distro)

Este tipo de aplicaciones tienen unas dependencias muy profundas con el resto del sistema operativo. Eliminarlas podría causar que se eliminasen programas importantes para el funcionamiento correcto del mismo. Simplemente, ignora estas aplicaciones si no las usas y ya.

10. Utiliza (en la medida de lo posible) versiones estables de las distribuciones

Este consejo va especialmente dirigido a usuarios noveles. Si eres un usuario más avanzado en Linux, ignora este consejo ;) Las distribuciones tipo Ubuntu LTS, o Debian Stable, siempre dan un nivel de estabilidad muy alto, además de rendir adecuadamente. Para un uso diario, son más que suficientes. Obviamente, esto no es óbice para, por ejemplo, montarse un Arch Linux o un Gentoo y tenerlo estable, pero, para el recién llegado, lo ideal para aprender es una distribución de este tipo.

Y hasta aquí los consejos. Si alguno de vosotros quiere aportar algo más, que no dude en comentarlo :)

 

 

Información adicional

1 comentario

  • Pablo
    Pablo Martes, 28 Agosto 2018 14:30

    No son ninguna tontería estos consejos, de los mejores que he leído en un tiempo. 10/10