Ordenadores Mac y Linux: Cómo migrar y no desistir en el intento

24 Mayo 2018 by 0 Comment Instalaciones 335 Views
Valora este artículo
(0 votos)

INTRODUCCIÓN

Buenas a todos. Como primer aporte a la comunidad, quisiera hacer un tutorial sobre el cómo es posible que una distribución Linux se lleve bien con un ordenador de la marca Apple (sin importar el modelo en concreto). Muchas veces, es posible "resucitar" un ordenador antiguo de esta marca con, simplemente, instalando una distribución de este estilo, aunque no sin sus "tejemanejes". Voy a ir en varios posts para que la explicación resulte algo más amena y ligera de cara al lector, ya que, dependiendo de la época en la que se compró el ordenador en cuestión es posible que haya que realizar un procedimiento u otro (podría contar hasta los Macintosh con los Motorola 68000, pero lo voy a dejar como anécdota al final del todo ;) ).

MIGRAR A LINUX ORDENADORES MACINTOSH CON POWER PC

Los ordenadores Apple con procesadores PowerPC abarcan multitud de años (de 1994 a 2006), por lo que habrá que adaptarse a las características de cada ordenador en concreto. No es lo mismo un Power Macintosh 4400 con 160 MiB de RAM que un Power Mac G5 con hasta 16 GB de memoria RAM compatibles. Pero hay una cosa común en concreto en todos ellos: la necesidad de contar con un kernel específicamente compilado para ellos. Pero, para un usuario cualquiera, como yo, por ejemplo, no hay razón para no instalar una distribución Linux actual y mantener mínimamente actualizado el ordenador a los tiempos que corren (al menos, a nivel software), ya que, el soporte, tanto de sistema operativo como de aplicaciones de Apple acabó hace años, y Safari en Mac OS X Leopard no se lleva bien con muchas webs actuales. Además, con ello también se reduce un tanto la "basura electrónica" y se le da una nueva vida (siempre asumiendo las limitaciones de lidiar con máquinas antiguas) a este tipo de ordenadores.

En mi opinión (y sé que habrá muchas, lo comprendo) es que, una distro ligera (estilo Lubuntu) sería la más adecuada a estas lides. De hecho, en este tutorial se va a tratar el caso de Lubuntu en concreto. Con otras distros la instalación será parecida, al fin y al cabo. Bien, en primer término tengo que realizar una advertencia. La mayoría de Macs con PowerPC llevan, como "BIOS", un sistema conocido como OpenFirmware, por lo que sería posible cargar el sistema operativo desde un USB arrancable. Pero, para evitar sustos, si tu Mac lleva unidad de DVD regrabadora (o Superdrive), simplemente graba la ISO de la distro en el DVD en cuestión sobre Mac OS X, y reinicia el ordenador con la tecla "c" pulsada. Este método iniciará automáticamente la instalación de Linux, por lo que no habrá mayor problema.

Pero, como me gusta meterme en líos ;) voy a explicar más en profundidad. Seguid atentos. En primer lugar, habrá que elegir una imagen ISO de instalación. Si tu Mac tiene un procesador más antiguo que el PowerPC G5, tendrás que usar sí o sí una imagen ISO de la distro de 32 bits. En el caso de tener ese procesador en concreto, la versión sería la de 64 bits. En Lubuntu, todo está junto (tanto 32 como 64 bits), pero lo comento por si las moscas veis que alguna otra distro tiene ISOS separadas por arquitectura. Descargamos la ISO al ordenador desde aquí: cdimage.ubuntu.com/lubuntu/releases/16.0...-desktop-powerpc.iso y aquí es dónde se divide el plan. Si vas a "quemarlo" a un DVD, el proceso es trivial (ya se ha comentado antes). Pero, si vas a meterlo en un USB arrancable, sigue atento a estas instrucciones:

-Primero haz copia de seguridad de los contenidos de tu USB (será formateado en el proceso) cuando lo introduzcas en el ordenador. Luego, en la Terminal de Macintosh, teclea lo siguiente:

"diskutil list"

Te saldrá el nombre de la unidad USB que tengas conectada, en este estilo: "/dev/disk2s3." Pues bien, realiza este comando:

"diskutil unmountDisk /dev/disk2s3"

Esto preparará la unidad USB para su formateado y copiado de la imagen ISO posterior. Copia el nombre del archivo ISO de instalación de la distro Linux y ejecuta este comando, el cual dejará preparado el USB para instalar el sistema operativo posteriormente.

"dd if="/Users/[Tu nombre de usuario en Mac]/[Carpeta de descarga de la ISO]/lubuntu.iso" of=/dev/disk2 bs=1m"

La ruta es posible cambiarla a donde hayas copiado el archivo ISO en concreto. Este proceso tardará un ratillo, dependiendo de la potencia del ordenador y de la memoria USB. Pero, en cuanto acabe, empezará el verdadero festival ;)

Como ya he comentado antes, algunos Mac PowerPC llevan un sistema conocido como OpenFirmware. Para entrar en él pulsa y mantén los botones COMANDO + OPCIÓN + LETRA O + LETRA F (letras del teclado) a la vez mientras enciendes el ordenador y escuchas el típico "bong" que hacen los Mac al arrancar hasta que veas una línea de comandos con la frase "Welcome to Open Firmware...". Entonces, será hora de buscar el USB perdido. Teclea esto en esta pantalla:

"dev / ls"

Esto mostrará la lista de dispositivos conectados al ordenador. Cuando veas algo como "disk@1" es que habrás encontrado el pendrive USB de arranque. Si no es así, teclea:

"probe-usb"

Y lo tendrás sin problema alguno. Apunta el nombre del dispositivo USB conectado y ejecuta esto:

"devalias"

Y seleccionas el alias que corresponda al nombre que tengas apuntado en tu USB. Finalmente, ejecuta esto:

"boot [alias de tu pendrive USB]/disk:3,yaboot"

Y, si todo ha ido bien, voilà, tendrás el instalador de la distro Linux preparado para hacer su trabajo, al igual que en el DVD arrancable.

Obviamente, en este punto, ya podrás probar la distro vía LiveCD, como en un ordenador normal, o instalarla directamente como si se tratase de un sistema operativo más. Si tenéis alguna duda, no tengáis miedo en comentar.

ORDENADORES MAC CON PROCESADOR INTEL (2006-PRESENTE): FUNDAMENTOS

Bien, he aquí la segunda parte del macro-tutorial para "liberar" a los Macintosh de la cárcel invisible formada por manzanos que los retienen contra su libre voluntad. En este caso, podemos distinguir dos tipos de arranque del sistema operativo (ya que Apple siempre se ha caracterizado por su filosofía del "think different" ;) ;) usando una implementación del estándar EFI de arranque un tanto abrupta), los cuales, tienen sus ventajas y sus desventajas. Para hacer más ameno el hilo, y menos "tocho" a la hora de leer este hilo, en este post describiré las diferencias entre los tipos de arranque que hay en los Macintosh con Intel, y, en los siguientes, describiré pormenorizadamente todo lo que hay que hacer en cada caso para que el pingüino viva bien en estos lares.

-ARRANQUE VÍA BIOS: Éste sería el arranque estándar de los PCs hasta tiempos relativamente recientes (2011-2012 en adelante). No tiene más movida que esa. En este caso, el firmware de arranque del ordenador deja paso a una emulación de BIOS a los pocos segundos de encender el ordenador en cuestión. El resto ya funcionaría como en cualquier otro PC. Este es el modo que usa BootCamp para hacer funcionar Windows en estas máquinas, y el más sencillo para instalar Linux en un Mac con Intel. Pero tiene algunas desventajas, las cuales voy a describir.

-Ventajas: Instalación sencilla de las distribuciones Linux. No hay necesidad de realizar cambios a nivel de la EFI del ordenador. Posibilidad de mantener varias distros instaladas a la vez vía GRUB o LILO (por la tabla de particiones MBR que se genera en este modo).
-Desventajas: Arranque del ordenador más lento, debido al retraso a la hora de dar paso a la emulación BIOS. Anulación de la gráfica integrada en los Macs con doble gráfica (únicamente funciona la gráfica dedicada, con el consiguiente gasto de batería y aumento de temperaturas en el ordenador).

-ARRANQUE VÍA EFI: El sistema operativo Macintosh arranca vía este modo, el cual no difiere demasiado, en este sentido, de la EFI de un ordenador Windows reciente. Sin embargo, la implementación de EFI está lo suficientemente "capada" como para no dejar arrancar a otros sistemas operativos que no sean el propio de Apple. De ahí que entre en juego la posibilidad de usar cargadores de arranque alternativos, como rEFInd. Además, la configuración de las particiones por defecto en Mac OS es GPT (en vez del MBR que se indicaba en el apartado anterior), por lo que habrá que ser cautos a la hora de tocar o modificar alguna de estas particiones.

-Ventajas: Arranque más rápido. Posibilidad de arrancar con la gráfica integrada, en los Macs que dispongan de dos gráficas. Más flexibilidad a la hora de elegir el sistema operativo a arrancar (no es necesario pasar por dos pantallas intermedias; cargador de arranque de Mac y GRUB; a la hora de iniciar Linux).
-Desventajas: Necesidad de tocar el cargador de arranque del Mac para instalar un gestor de arranque alternativo. Interferencia con System Integrity Protection (en las últimas versiones de Macintosh únicamente). Posible limitación de arquitecturas de sistema operativo a instalar (algunos Macs tienen sistemas EFI de 32 bits únicamente, aunque carguen Macintosh a 64).

Y hasta aquí la descripción de estos dos tipos de procesos.

ORDENADORES MAC CON PROCESADOR INTEL (2006-PRESENTE): INSTALACIÓN BAJO SISTEMA BIOS

En este capítulo se va a tratar el proceso de instalación de una distribución Linux cualquiera en un ordenador Macintosh con procesador Intel y carga del sistema operativo a través de BIOS, es decir, la opción "fácil" de las que comenté ayer. En primer lugar, sí o sí, hay que elegir una arquitectura de núcleo Linux a instalar (32 o 64 bits). Para ello voy a dar unas pinceladas generales, siempre de acuerdo a la experiencia que llevo en este campo. Si alguien quiere complementar esto, que no dude en decirlo ;) :

-Para una memoria RAM inferior a 4 gigabytes, usa una distribución de 32 bits. Sí, puede parecer una exageración, pero la carga en el sistema será inferior a la de un sistema operatuvo de 64 bits. Comprendo que, en un futuro no tan lejano, la gran mayoría de las distribuciones (por no decir todas) serán a 64 bits (la distro estándar de Ubuntu, desde la versión 17.10, únicamente tiene soporte a esa arquitectura), pero, mientras se pueda usar una distro a 32 bits, mejor para estos niveles. Generalmente, los Macintosh con esta cantidad de RAM suelen ser los MacBook Air y similares (en los cuales no se puede ampliar la RAM al estar soldada a placa base), por lo que mi recomendación es ir a la mayor eficiencia posible en el uso de la memoria disponible. Sin embargo, hay un cierto rango de modelos de Mac que están limitados, por diseño de procesador, a 32 bits. Estos modelos son los siguientes:
-iMac, Mac Mini y MacBook Pro de 15 y 17" de principios del 2006
-MacBook de mediados del 2006
-Mac Mini de finales del 2006
Todos estos modelos tienen un común denominador: su procesador Intel Core Duo "Yonah" (Core Solo en el modelo más bajo de Mac Mini de esa época). La cantidad máxima de memoria RAM que aceptan estos modelos es de unos escuetos 2 GB, por lo que, como recomendación, una distro "ligera" (con un entorno de escritorio estilo LXDE u Openbox) les sentará de maravilla. Así que, si vas a hacer un BootCamp linuxero con ellos, habrá que amoldarse a las limitaciones existentes.

-Para una memoria RAM igual o superior a los 4 gigabytes, tendrás que ir a una distribución de 64 bits, así de simple. No uses una de 32 bits, ya que, sin trastear el núcleo (vía PAE y demás) no aprovecharás toda la RAM disponible en el sistema.

Y, pasado el trance de la elección de la distribución (en algún futuro hilo contaré mi experiencia a este respecto con más detalle), quedará el descargarla y el proceso de copiarla al DVD/USB de arranque. Y aquí tenemos otra traba más. Si tu Mac cuenta con unidad Superdrive (la gran mayoría de los Macs hasta 2012-2013), BootCamp no te dejará hacer una unidad USB autoarrancable nativamente desde el sistema Macintosh. Pero, tranquilo, pequeño Timmy, que para todo hay solución jeje. Puedes usar una utilidad como UNetbootin ( unetbootin.github.io/ ) para realizar un pendrive booteable. O, yendo a lo "destroyer", con el comando "dd" y siguiendo estos pasos podrás copiar directamente la ISO al pendrive correspondiente:

-Ve a la terminal de Mac y usa este comando: "diskutil list". Te aparecerá la lista de las unidades de disco conectadas al sistema. Copia aparte el identificador de de unidad de tu pendrive (algo como "disk3s2", particionado en FAT, generalmente). Lo necesitarás en los próximos pasos.
-Ejecuta "sudo umount /dev/[IDENTIFICADOR DE TU PENDRIVE]"
-No está de más decir que el pendrive será formateado en el proceso, por lo que, realiza este comando sólo si estás seguro de que no quedan datos para hacer la copia de seguridad del pendrive en cuestión. En cuanto estés listo, teclea:
"sudo dd if=/[RUTA A LA CARPETA DE DESCARGA DE LA ISO]/[NOMBRE DE LA ISO DESCARGADA].iso of=/dev/r(IDENTIFICADOR DE TU PENDRIVE) bs=1m"
-Espera un ratillo y, cuando acabe el proceso, ejecuta este comando para extraer el pendrive con seguridad: "diskutil eject /dev/(IDENTIFICADOR DE TU PENDRIVE)"

Así tendrás listo el pendrive de arranque.

Una vez haya acabado esta primera fase, vamos a realizar, de forma sencilla, la partición en donde se alojará el sistema Linux a instalar. Id a Asistente Boot Camp, introducís el DVD o el USB de Linux (o alguno con una imagen ISO arrancable grabada, dado que Macintosh se quejará si no reconoce algo así insertado) y seguid los pasos bajo la configuración adjuntada en la imagen.

Se le da al botón de "Continuar", le dais tamaño a la partición a utilizar y se deja terminar el proceso. Luego, simplemente, reinicias el ordenador con el DVD/USB metidos en el ordenador y la tecla "Alt" presionada, seleccionas el medio de instalación en la pantalla de selección de discos, e instalas el sistema operativo. Pero ¡¡¡OJO!!!. Tendrás que seleccionar la partición BOOTCAMP para instalar Linux, ya que, si tocas otras particiones de las que verás en el gestor de particionado, podrías tener problemas con la instalación de Mac OS. Una vez hecho esto, el proceso de instalación es completamente trivial, y, al finalizar, tendrás un bonito arranque dual Mac/Linux, el cual podrás alternar presionando "Alt" en el arranque del ordenador, o, seleccionando el sistema en Preferencias del Sistema->Disco de Arranque en el sistema Mac para ir directamente a Linux. Dejaré para un capítulo posterior la instalación de varias distros bajo BootCamp, lo cual parte de este mismo proceso, pero con alguna pequeña variante (en la que hay que llevar más atención).

¡¡Buena suerte con Linux!! En próximos apartados seguiré describiendo más métodos de instalación. Como dirían los ingleses; "Stay tuned".

Información adicional

  • Nivel de dificultad: Medio
  • ¿Tutorial sacado de otra web/foro?:

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Vea nuestra política de cookies y enlaces de interés aquí